sábado, 3 de noviembre de 2012

El Tiempo





Hablar del tiempo suele ser un recurso habitual de conversaciones en sitios de remarcadas medidas reducidas en los que se  juntan a veces demasiadas personas como en los ascensores de nuestro  bloque de edificios. Se escoge este tema aparentemente anodino y socialmente admitido como conveniente, sobre todo cuando el espacio es tan pequeño entre dos o varias personas casi completamente desconocidas que se esfuerzan por parecer amable, otras veces se arriman a una esquina enderezandose hasta parecer más altos conteniendo la respiración hasta casi no respirar y con la sonrisita de rigor en las comisuras labiales .
El conversar sobre el tiempo  recibe todos los honores como tema repetitivo de actualidad, no solo a nivel social, sino político y hasta económico. Es tal el interés mostrado que incluso los meteorólogos que trabajan en los medios de comunicación, la televisión sobre todo, los populares “hombres del tiempo”  son criticados por la mayoría de los vecinos de escalera como si fueran políticos o gente de similar  importancia de los que parece que todo depende. Todos hemos oído alguna vez el caso de tras una predicción errónea para el fin de semana o puente de rigor, que justamente  reina la falta de rigor científico para tales previsiones. En contraposición a las predicciones de futuro  de tipo amoroso manifestados por predicadores esotéricos que  sin embargo, nunca  son enjuiciados por no cumplir con la profecía.


Pero de lo que quería hablar aquí no es del tiempo atmosférico sino del tiempo, palabra que se utiliza para definir la medición de lo que dura algo que es susceptible de cambio .Cuando una cosa pasa de un estado a otro, y dicho cambio es advertido por un observador, ese periodo puede cuantificarse y medirse como tiempo. Como  bien decía sabias palabras de Aristóteles: “el tiempo es la medida entre dos instantes.” Y me pregunto pero qué es el tiempo ? Podríamos decir que el tiempo es la sucesión de pasado, presente y futuro. Lo curioso es que ni el pasado, ni el futuro es (si no está, entendiendo el verbo estar  como transitorio ).Sólo nos queda el presente, un instante que no deja de  renunciar a ser y que continuamente desaparece entre dos vacios,sin  apenas  duración.

Reflexionamos  en el presente, lo que hacíamos hace apenas un instante ya es pasado y ya no es, sólo existe como recuerdo. Pero lo abrumador es que el tiempo no deja nunca de fluir, el presente deja continuamente de ser, sin por lo tanto desaparecer. Es decir, deja de ser, pero sigue existiendo como Un movimiento eterno, que desaparece en un pequeño instante, imposible de aprisionar o atrapar. Gracias al tiempo, podemos organizar los hechos de manera secuencial porque este orden deja establecido unas mediciones que percibimos como algo nada fácil de entender ya que y por supuesto, no es nada sencillo imaginar un mundo sin él, ya que sería un mundo sin presente, sin movimiento, sin quietud.
Como decía Kant :”el tiempo es condición necesaria para todo lo que conocemos, un a priori, sin el que nada sería posible. Ser es ser en el tiempo.”
Un concepto  inventado por el hombre para servirle en el entendimiento del pasado, presente ,futuro para proporcionarle control y seguridad. Según estudios relativamente recientes de la subjetividad del tiempo, se ha descubierto que este pasa más o menos rápido en relación a lo que uno vive en ese momento. Suele ser lógico que cuando uno trabaja, el tiempo pasa más lentamente que cuando estamos de vacaciones .También cuando nos aburrimos, percibimos el tiempo  como algo eterno o cuando estamos en peligro parece que transcurre de manera más lenta. Dependerá en estos casos de las emociones que tengamos o de la descarga de adrenalina que vivimos  en nuestro cerebro como consecuencia de los intercambios neuronales .Así que el tiempo es a la vez una medida objetiva y subjetiva al mismo tiempo.

 ¿cómo se entiende eso?

Pues nuestra percepción dependerá de factores internos y externos. Si nos gusta lo que hacemos, el tiempo pasará más rápido que si lo estamos pasando mal , es decir,prestamos  más atención y estamos más  pendientes del aburrimiento .Aunque para percibir el tiempo subjetivamente no disponemos de ningún órgano  específico para integrarlo físicamente como podemos tener la vista para ver los colores o el oído para percibir los sonidos .Aún y así, podemos fijarnos en marcadores externos para dar sentido al paso de los minutos como por ejemplo cuando vemos la puesta del sol, sabemos que son escasos minutos o marcadores internos como por ejemplo  cuando estamos acostumbrado de manera habitual  a efectuar una meditación diaria de unos diez minutos, al cabo de ese tiempo nuestro cuerpo nos avisa cuando ha acabado dicho ejercicio .El caso es que el cerebro tiene un reloj  biológico como la glándula pineal que nos proporciona a través de los intercambio hormonales  y los neurotransmisores la información y el control sobre el tiempo transcurrido entre dos momentos o instantes .El problema  reside cuando se genera un cierto estrés  y no sabemos adecuar los relojes internos que nos permite evaluar el paso real de tiempo y el que interpretamos subjetivamente pues, necesitamos adecuar el tiempo subjetivo con el objetivo para lograr cierta comodidad y felicidad .El hecho de poder controlar estos factores nos permitirá gozar de mejor salud física y emocional ya que de lo contrario, sufriremos físicamente y mentalmente por no saber manejar los relojes internos y externos .En todo caso, es vital que el cerebro funcione de manera  congruente para poder percibir el tiempo adecuadamente .

Unas veces parece que el tiempo  vuela y otras parece detenerse o se alarga hasta la agonía, la clave está en saber nuestros mecanismos para percibirlo, conocernos a nosotros mismos con el fin de encontrar cierto bienestar y satisfacción.




6 comentarios:

  1. El tiempo se utiliza siempre para hacer de una conversación anodina, más anodina aún. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí..jeje es curioso como se evade la gente con ese tema.Gracias por pasarte.Un beso.

      Eliminar
  2. Qué interesante reflexión sobre el tiempo. A veces el tiempo juega a nuestro a favor y a veces no. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que tener tiempo es el bien más preciado en esta sociedad de hoy en día.Gracias por comentar!Besos.

      Eliminar
  3. El tiempo es la gran putada para los ricos, no lo pueden comprar... y normalmente tienen de sobra y no lo saben utilizar... la sabiduría tampoco se puede comprar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Addison! Dicen que el tiempo es una ilusión como todo en esta vida.Si pudieramos ser o exixtir solo en el espacio entre cada instante,sería eternidad,sería eterna felicidad.Me lío,pero por mucha riqueza que tengas,si no tienes salud para disfrutarla,no tienes nada y el tiempo ya no tiene valor....Gracias por comentar.Un abrazo.

    ResponderEliminar