domingo, 11 de marzo de 2012

El Sol








No hay premonición, la sensibilidad estalla, 

en el cerebro ,algo sale  de la caja  mágica,

los rayos  del Sol calientan el ventanal,

la miel de una estrella  primaveral se infiltra, 

 por los poros de la mente y la piel,

 alcanza a envolver las neuronas con su aroma,

 y embriagadas de su ser a veces cruel,

 eleva el mundo interior, el alma temporal, 

por encima del tiempo ,la materia y el viento,

con una intensidad jamás mantenida en esa esfera, 

y  atravesando  la membrana  por poco  tranparente, 

palpita  por esos rayos translúcidos  casi pastel,

el único con tal poder  incontrastable y sobrenatural,

un privilegio del que el Sol solo  es adquiriente,

de la llave que al girar puede parecer,

lanza llama castigadora de dolor,

arma de doble filo, quemazón  o dulce calor.

El  posee el arte de hacer, florear o paralizar,

flamear ,reconfortar  o perecer con  tan solo una única,

vuelta en cobertura orbital.

Va y viene  con rumbo y dirección, solo,

la sombra  se va adonde él, seducida por el grato ardor,

por la esencia de su placer, y con todo,

siempre  quisiera verle renacer.



2 comentarios:

  1. He aquí el poder y el influjo del sol visto desde una perspectiva poética. Me ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Johnny,me alegro que te haya gustado.besos.

    ResponderEliminar